Sha’Carri Richardson quedó fuera de Tokio 2020 por drogas


La velocista estadounidense quedó fuera de los Juegos Olímpicos de Tokio tras positivo a sustancia que se detecta en la marihuana

La incógnita sobre la presencia de la velocista Sha’Carri Richardson sancionada por dopaje sobre la posibilidad que tenía de estar en los Juegos de Tokio 2020 quedó despejada con su ausencia en la lista oficial olímpica publicada por la Federación de Atletismo de Estados Unidos.

Una decisión que significa que la prueba positiva de marihuana de la estadounidense le costará la oportunidad de correr en el equipo de relevos en Tokio, además de su lugar en la carrera individual de 100 metros.

La prueba positiva de Richardson anuló su victoria en las pruebas olímpicas, que se celebraron hace dos semanas en Eugene (Oregon) y el boleto para estar en Tokio 2020 para competir en los 100 metros.

Su suspensión de 30 días terminará antes del inicio de las pruebas de los relevos, el 5 de agosto, dejó abierta la posibilidad de que pudiera ganar una medalla como parte del equipo de relevos 4×100 metros.

Pero su nombre no estaba en la lista que envió la federación, que tuvo dos elecciones discrecionales más allá de los cuatro primeros clasificados en la final de 100 metros en las pruebas, pero optó por no ofrecer un lugar a la velocista de 21 años, que se esperaba que luchara por el oro olímpico.

Cuando se le preguntó sobre cómo Richardson se había tomado la noticia, su agente, Renaldo Nehemiah, admitió que no había hablado con la atleta, pero tampoco era un asunto sobre el que ahora mismo estaban enfocados.

Por su parte, la Federación de Atletismo de Estados Unidos, a través de un comunicado oficial señaló que se sentían plenamente compresivos con las circunstancias atenuantes de Sha’Carri Richardson.

“Además, estamos totalmente de acuerdo en que las reglas internacionales con respecto a la marihuana deberían ser reevaluadas”, destacó el comunicado. “Pero también debemos mantener la equidad para todos los atletas que intentaron hacer realidad sus sueños asegurándose un lugar en el Equipo Olímpico de Atletismo de Estados Unidos”.

En este caso, eso significó ofrecer los lugares de relevo restantes a las corredoras clasificadas en sexto y séptimo lugar, cada una de las cuales ascendió en el orden jerárquico después de la descalificación de Richardson y que corresponden a English Gardner y Aleia Hobbs.

Richardson dio positivo por una sustancia química que se encuentra en la marihuana después de su victoria el 19 de junio. Dijo que el estrés de la reciente muerte de su madre biológica combinado con la presión de prepararse para los juegos la llevó a consumir la droga.

También reiteró que su positivo en dopaje no era de esteroides, que era joven, apenas 21 años, que no era perfecta, y que el sueño olímpico lo tenía más vivo que nunca porque sabía de todo el “talento natural” que posee y de lo que iba a ser capaz de lograr en el futuro cuando regrese de haber cumplido la sanción.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios