LOS ACTORES DE LA TRAGEDIA A PUNTO DE OCURRIR


Ricardo Valenzuela Torres

Justin Trudeau y Fidel Castro de la misma edad.

Ante la negra nube que empieza a cubrir todo el norte del continente americano, es importante hacernos una pregunta y saber quiénes nos van a representar ¿Quiénes son los tres actores de la tragicomedia que ya se desarrolla en toda nuestra región?

En primer lugar tenemos a Justin Trudeau, Primer Ministro de Canadá, quien heredara de su padre, Pierre Trudeau, ex primer ministro, la pasión por el poder y los secretos de la política que atraen los votos con estrategias similares a los estrellas rocanroleros con estampas que apenarían a cualquier político serio, también, de su padre aprendería los trucos para, a base de promesas, atraer a los caciques de la izquierda canadiense que, en muchos aspectos, harían lucir a los de EUA y México como pinochetistas de Chile o Franquistas de España. Pero, de su padre también heredó ideas radicales vendidas en paquetes de glamur, modas estrafalarias, disfraces regionales con los que conquistaba a Hollywood.

Pero, las enseñanzas de su madre serían aún más interesantes. Margaret Sinclair era una mujer de gran belleza, la que utilizaba de forma especial buscando siempre la oportunidad de vivir la vida loca sin frenos y mucho menos escrúpulos. Para nadie era secreto sus infidelidades que la llevaran, inclusive, de forma abierta protagonizar una relación con el famoso cantante de los Rolling Stone, Mick Jagger, que escandalizaría al mundo durante los años 70. Pero, lo que opacaría ese escándalo, fue la supuesta relación que tuviera con Fidel Castro, gran buen amigo de su marido, a quien los profesionales del chisme señalan como el verdadero padre del ahora Primer Ministro. Para ello, acuden a cierta información secreta y confidencial y, sobre todo, al impresionante parecido de Justin con el tirano de Cuba, especialmente, cuando, con la magia del Photoshop, lo visten con el uniforme de Castro.

En segundo lugar, tenemos una verdadera joya de la política americana, Joe Biden. Un hombre que ha dedicado 50 años de su vida a la política sin poder mostrar algún logro. Pero sí otro tipo de distinciones. Siempre ha navegado en la rama legislativa lo que lo define con cero experiencia ejecutiva que nunca ha dado la vicepresidencia. Sin embargo, en todos esos años se dedicó a construir una gran fortuna a base de corrupción descarada utilizando siempre a su familia, en especial, a su esposa, su hermano James y a su hijo, el famoso Hunter. En varias ocasiones había tratado de lograr la nominación de su partido a la presidencia siempre fracasando e, inclusive, provocando burlas y chistes. En uno de sus intentos, fue forzado a retirarse cuando se descubriera había mentido de su paso por la universidad, de sus calificaciones y, sobre todo, cuando se le exhibiera como plagiador de los discursos de un político británico.

Un hombre que, de forma descarada y con la bendición de Obama, lucrara con infinidad de negocios prohibidos con China, Rusia, Ucrania, Irak, Costa Rica, que lo llevaron a establecer una empresa privada en sociedad con miembros del Partido Comunista de China, a través de la cual recibían $10 MDD anuales solo para establecer contactos en EUA que le permitieran a China su penetración en la política y en los mercados del país. Un hombre que, con la soberbia que da la impunidad, llegara a presumir en la TV de Ucrania de la corrupción de su hijo Hunter y, cuando el procurador iniciaba una investigación, utilizando la amenaza de no entregar un paquete de ayuda, exigiera al presidente despidiera al funcionario, a lo que de inmediato accedió. Un hombre que, para seguir lucrando, deshaciéndose de su poca dignidad, accedió a jugar el papel de monigote del EP.

En tercer lugar, tenemos a nuestro mesías tropical quien, en su contabilidad incluye todos los delitos imaginables y, en especial, su impunidad. Nos debela un hombre al que hay que reconocerle su habilidad para haber cautivado a un pueblo harto de los políticos profesionales que, a diferencia de EU ante el mismo problema, eligieron a la negación de la política tradicional en la figura de Donald Trump, pero en México elegimos a quien jamás ha dedicado un minuto de su tiempo fuera de la política. Pero, no voy a profundizar en este tema por dos motivos para mi importantes. El primero, es que yo considero México no tiene remedio y he abandonado mis análisis porque, después de tantos años de hacerlos, como afirmara Bolívar; “siento haber estado arando en el mar y sembrando en la lluvia”. El segundo, es porque el Peje con su rebeldía y constancia, a pesar de que, no coincido en nada con sus ideas y sus acciones, ha despertado en mi cierta simpatía y, algo que verdaderamente me asusta, una rara admiración del hombre, no de sus ideas ni su forma de gobernar.

Y, tal vez también porque veo que ahora le toca bailar con la más fea y va a estar solo. Un país destrozado por fuerzas interiores que, en estos momentos, ya se ha convertido en un apetitoso bocado y fácil de ingerir ahora que el EP finalmente ha llegado a EUA de la forma que siempre había soñado. Y hay que preguntar ¿Qué hará el presidente de México ante la amenaza de un enemigo más letal que el presidente Polk y su Destino Manifiesto que fuera el arquitecto y verdugo para arrebatarnos la mitad del país? Un enemigo tan poderoso que, sin consecuencias, pudo llevar a cabo un golpe de estado en el país más rico y poderoso del mundo. Porque la lucha que se avecina no será David contra Goliat. Será David contra Goliat, Superman, Batman y, sobre todo, contra el verdadero agente 007 que representa la fuerza de La Corona al centro del EP con su Nuevo Orden Mundial, y ya no tenemos al pípila ni a los niños héroes.

¿Qué hará el presidente cuando los modernos saqueadores quieran manejarlo como ya manejan a Biden ordenándole no patalear? De que asuma las mismas conductas de Biden, las de los republicanos traidores que siempre habían estado de venta. Porque estos piratas seguirán el consejo de Obregón cuando afirmara “no hay general que resista un cañonazo de $50,000 pesos”. Pero estos estarán disparando cañonazos de $50 millones de dólares por todo el país. Y es natural que los mexicanos preferirán esos cañonazos no la sabia solución del cavernario Maduro, quien, al sentir la lumbre en las nalgas, le pide a la gente que se suicide porque él también lo hará. Y, Señor presidente, con la misma velocidad que lleguen los cañonazos verdes, se le acabarán los amigos, partidarios y el poco patriotismo que pueda quedar.

Y, si todo lo que afirmo le parece una locura, yo le pediría que medite, se lo dicen alguien que ya está viendo la realidad en la primera fila de este teatro de lo increíble y de lo insólito. Y ¿Por qué no pedir ayuda a los porristas mexicanos de Biden? Sería más efectivo pedírsela al Loco Vidal con la fuerza de sus ejércitos imaginarios, porque Biden lo único que les podría ofrecer, es firmar una de sus órdenes ejecutivas en blanco que solo provocan carcajadas.    

HTTP://REFUGIOLIBERTARIOL.BLOGSPOT.COM

chero@refugioliberal.net

chero.itesm@live.com

chero@reflexioneslibertarias.com

@elchero

WhatsUpp (520) 885-8541

El mercado libre no ofrece garantías, privilegios especiales, favores, monopolios, oligopolios, subvenciones, ventajas, protecciones, subsidios, apoyos, tratamientos especiales, distinciones, dádivas, cancelación de deudas, en pocas palabras, como lo afirmara Milton Freedman, no hay free lunch. Por eso es tan impopular y por muchos odiado.

Más información

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios