Muere Tom Lasorda, histórico mánager de Los Dodgers


En 2012, Lasorda fue hospitalizada en Nueva York tras sufrir un infarto.

Tommy Lasorda, el apasionado manager de Salón de la Fama que guio a los Dodgers de Los Ángeles a dos títulos de Serie Mundial y posteriormente se convirtió en embajador del deporte que tanto quiso durante sus 71 años con la franquicia, ha muerto. Tenía 93 años.

Los Dodgers anunciaron el viernes que Lasorda sufrió un ataque cardiaco en su hogar en Fullerton, California. Los paramédicos realizaron intentos por resucitarlo durante su traslado al hospital, donde fue declarado muerto poco antes de las 11:00 de la noche del jueves.

Asistió a la victoria del equipo en el Juego 6 sobre los Rays de Tampa Bay el 27 de octubre en Texas que aseguró el primer título de Serie Mundial de los Dodgers desde 1988.

Lasorda tenía un récord de mil 599- mil 439 mientras dirigía a los Dodgers de 1976 a 1996, lo que los llevó a los campeonatos de la Serie Mundial en 1981 y 1988.

La franquicia ganó cuatro banderines de la Liga Nacional y ocho títulos de división bajo Lasorda. Sufrió un ataque cardíaco en junio de 1996 y el mes siguiente se retiró de la dirección de los Dodgers.

En 2000, Lasorda dirigió al equipo olímpico de béisbol de Estados Unidos a una medalla de oro en los Juegos de Sydney.

En 2012, Lasorda fue hospitalizada en Nueva York tras sufrir un infarto.

Tom Lasorda confió en el Toro Valenzuela como abridor para triunfar en Dodgers

Tommy Lasorda y Fernando Valenzuela fueron los rostros de aquellos Dodgers de Los Ángeles campeones de Grandes Ligas de 1981.

El manager le dio la confianza al lanzador mexicano de subirse al montículo y ser uno de los abridores de la novena californiana.

“Nos impresionó mucho, a mí y a los entrenadores, queríamos que fuera un abridor y se dio la oportunidad. Nunca tuve nervios sobre si podía jugar o no, yo sabía que [Fernando] tenía la capacidad para hacerlo, jamás le pregunté su edad”, comentó Lasorda, quien falleció anoche, en una entrevista realizada en 2008.

En aquella Serie Mundial, ante los Yankees de Nueva York, Valenzuela lanzó las nueve entrenadas del tercer juego (victoria de 5-4) y, al término del mismo, la primera persona en abrazarlo fue el manager.

En esa misma campaña, el “Toro” fue galardonado como Novato del Año y ganó el Premio Cy Young. “[La Fernandomanía] fue increíble, todos querían ser como él y querían verlo jugar cuando salíamos de Los Ángeles; se asombraban cuando él miraba hacia arriba antes de lanzar la bola. Fue un fenómeno, se estableció de manera inmediata y se convirtió en un héroe”, explicó Lasorda.

Valenzuela todavía pasó otros nueve años en los Dodgers, con algunas fricciones con el histórico Lasorda.

“Era mi manager… para ser amigos, necesitas conocerte desde chiquito y crecer juntos. Siempre hubo conflicto entre él y yo porque yo quería quedarme en los juegos y el quería sacarme, pero sólo existió ese conflicto en el terreno de juego”, recordó Valenzuela, hace algunos años a Conteo Informativo.

Incluso, una de las frases más conocidas de Lasorda fue sobre el pitcher mexicano: “Todo el año pasado intentamos enseñarle inglés, y la única palabra que aprendió fue ‘millones’", dijo Lasorda sobre el “Toro”, quien firmó en 1986 el contrato para convertirse en el lanzador mejor pagado en Grandes Ligas, un acuerdo de 5.5 millones de dólares.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios