Grandes bancos de EU, ven posible ola incumplimientos de pagos de consumidores y empresas


En una acción sorpresiva, los bancos JPMorgan, Chase & Co., Citigroup Inc. and Wells Fargo & Co.,  reunieron un fondo colectivo de 28,000 MDD para “cubrir pérdidas” dado que “los consumidores y negocios empiezan a incumplir con (el pago) de sus créditos.

El gobierno del presidente López Obrador, y en particular el sistema bancario y el empresariado mexicanos, deberán poner mucha atención a las  noticias que surgen a últimas fechas en Estados Unidos, de que algunos de los principales bancos norteamericanos están creando reservas no programadas, ante la posibilidad de que se produzca una serie de incumplimientos de pagos de deudas de los consumidores y los negocios en el futuro cercano, debido a una prolongación de la recesión y el desempleo.

En una acción sorpresiva, los bancos JPMorgan, Chase & Co., Citigroup Inc. and Wells Fargo & Co.,  reunieron un fondo colectivo de 28,000 millones de dólares, formado con recursos de las utilidades del segundo trimestre del año, para “cubrir pérdidas” dado que “los consumidores y negocios empiezan a incumplir con (el pago) de sus créditos ”, según lo que informó el periódico Washington Post , el 15 de julio pasado.

De acuerdo al reporte, la reserva creada por tres de los principales bancos de los Estados Unidos, es un cambio notable respecto al monto de reservas que fijaron en el primer trimestre del año, lo que indica que hay un “cambio en sus perspectivas sobre lo largo y la severidad de los daños económicos de la pandemia”.

Un ejecutivo  del banco JPMorgan, uno de los más importantes del mundo, afirmó que agregaron recursos extras para “prepararse para una tasa de desempleo que permanezca en los dos dígitos muy entrado el próximo año y una lenta recuperación del producto interno bruto” lo que va más allá de los cálculos que habían hecho hace tres meses.

“Esta no es una recesión  normal”, declaró James Dimon, el ejecutivo en jefe del banco JPMorgan. “La parte recesionaria de esto lo van a ver camino adelante”, informa el diario..

Por su parte, Mike Mayo analista de alto nivel del sector de seguros de Wells Fargo, comentó que “estos son tiempos aleccionadores para los individuos, las pequeñas empresas, para las compañías medianas y las corporaciones y, como resultado, son tiempos aleccionadores para los bancos.”.

De acuerdo al informe de Dow Jones, este movimiento de los principales bancos norteamericanos, está orientado a construir un muro de contención en contra de incumplimiento de pagos de consumidores y empresas, pues consideran que puede ocurrir que las perdidas crediticias se acumulen en los meses siguientes en caso de que la economía siga siendo golpeada por cierres de la economía y que se terminen los el programa de apoyos del gobierno federal a los ciudadanos y a la economía.

Varios analistas y estudios sobre la situación presente, coinciden que el sistema bancario norteamericano está sólido y que cuenta con reservas para hacer frente a una crisis, ya que aprendieron la lección de la crisis bancaria de 2008-2009 cuando el origen de la crisis de entonces fue malos manejos de la banca con los créditos hipotecarios. En la actual situación, afirman que las regulaciones que se impusieron entonces ayudaron a ejercer una mayor vigilancia de la banca lo que ha impedido que se presente una situación como la de la llamada “Gran recesión”.

De cualquier forma, los resultados que obtuvieron los bancos mencionados en el segundo trimestre del año no fueron buenos para todos.

El que tuvo mayores ganancias fue JPMorgan Chase, que obtuvo ingresos por  33,000 millones de dólares derivados de sus negocios comerciales, probablemente de monedas y compra-venta de instrumentos bienes financieros, pero en los meses siguientes verá si sus utilidades por actividades financieras superan las pérdidas por los préstamos al consumidor.

En el segundo trimestre, JPMorgan Chase dio a conocer que tuvo utilidades por 4.7 mil millones de dólares, cerca de la mitad de las que obtuvo en el mismo periodo del año pasado, de acuerdo a Dow Jones.

En cambio, al banco Wells Fargo, no le fue bien, pues en el segundo trimestre del año reportó una pérdida de 2.4 mil millones de dólares y sus ingresos cayeron a 17.8 mil millones, mientras que el año pasado en fueron de 21.6 mil millones.

El pago por acción fue de 0.10 dólares.

“Creemos que es prudente ser extremadamente cuidados hasta que veamos un camino claro de mejoramiento económico”, declaró Charlie Scharf, ejecutivo en jefe del Wells Fargo.

Por su parte, el CitiGroup, reportó una utilidad de 1.3 mil millones de dólares, que es 73 por ciento menos que el mismo período del año pasado.

Las posibilidades de que la mala situación económica continúe y se traduzca en una crisis bancaria, no sería una buena noticia para México que tiene un amplia relación con Estados Unidos. Por ese motivo las autoridades de gobierno, así como los empresarios y sectores productivos, en general, deberán observar detenidamente como se desarrollan los acontecimientos económicos y financieros en Estados Unidos.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios