Kiosco Mayor


De Francisco Rodríguez

En duda, reelección de Célida

*Está cansada, acepta es difícil gobernar

*Gobierno Federal, muy poco municipalista

*Alfonso Durazo será candidato a Gobernador

Célida López no piensa en ocupar Palacio Estatal porque está convencida, dice, será Alfonso Durazo el candidato de MORENA a gobernador de Sonora; tampoco está segura de buscar la reelección para continuar gobernando Hermosillo. “Está cansada” y acepta lo complicado que es conducir un gobierno como el de la capital del estado, con tantos problemas, con tantas necesidades y sin recursos para solventarlos, y más sin el apoyo financiero ni del Estado ni de la Federación. “La visión del gobierno federal (encabezado por Andrés Manuel López Obrador) es muy poco municipalista”.Y por si fuera poco, la oposición, y golpeteo político, no viene únicamente del PRI, del PAN, de MC, sino de su propio partido, MORENA.

De frente, franca, ahora sí que “sin pelos en la lengua”, Célida López responde a todas las preguntas de los columnistas del Grupo Compacto.

“Nunca he hecho nada para llegar a Palacio de Gobierno porque el candidato va ser Alfonso Durazo (actual secretario de seguridad pública del país y Senador con licencia); en relación a la reelección, no he tomado esa decisión, estoy cansada, no tenemos los recursos financieros para resolver tantos problemas de la ciudad, del municipio. La semana pasado no teníamos ni para pagar el crédito de la gasolina”.

Evidentemente la situación financiera del ayuntamiento es compleja, siempre lo ha sido, pero ahora se nota más por el crecimiento de la ciudad y el reducido apoyo del estado pero sobre todo de la Federación que ha demostrado, como bien lo dice la alcaldesa, una falta de visión municipalista. Esta 4T ha concentrado el poder y los recursos en un solo hombre. Esto no lo dice Célida, lo comento yo y es la crisis que padecen todos los municipios del país.

Además, los diputados federales ya no pueden reasignar partidas del presupuesto federal a sus distritos o municipios, tampoco ser gestores de los gobiernos municipales ni estatales en la obtención de recursos extraordinarios.

“Esta nueva administración federal no les da margen de nada a los diputados federales; no hay un solo diputado que haya etiquetado (un recurso) a un municipio o distrito en país. Es la Cuarta Transformación, el trabajo de los diputados es legislativo no de gestión”, comentó la alcaldesa cuando se le cuestionó sobre la ausencia de gestión de los legisladores federales de su mismo partido, en apoyo a su gobierno. “Y no es defensa de los diputados”, precisó, es la realidad”.

Sin embargo, “no quiero ser malagradecida”, señaló al recordar el apoyo de 500 millones de pesos anunciado por el Presidente López Obrador para Hermosillo para este 2021, aunque aclaró que venía etiquetado para determinadas obras a realizarse por parte de Sedatu, pero al final logró rescatar 200 millones para vialidades de la ciudad. El recurso lo sigue esperando y aclaró que de llegar muy tarde, noviembre, solo lo tomaría si viene acompañado del compromiso de permitir concluir las acciones a principios del año siguiente. (La Federación pide devolución de los recursos no ejecutados dentro del año fiscal). Tiene razón la alcaldesa porque es imposible llevar a cabo estas obras en 30 o 45 días.

Con una expresión de preocupación, la alcaldesa explica lo difícil que es gobernar Hermosillo con tantos problemas financieros y ahora más por la crisis sanitaria que se vive. Se preocupa por su familia, por el riesgo de contagio del coronavirus. Está cansada, y tal vez decepcionada, por eso valora la posibilidad de buscar o no la relección.

Pero el perfil del próximo alcalde lo describe así: de tiempo completo, cero ambición económica, que administre con pulcritud y con habilidad para no meterse en muchos problemas.

Tres de sus proyectos se han entorpecidos por diversas razones: la venta de terrenos en la Sauceda, la construcción del acuaferico y la introducción del drenaje en Kino.

El primero, la venta del terreno, se pospuso porque no hubo comprador.

El segundo, el acuaferico, se convirtió en un conflicto político donde incluso diputados de su mismo partido le negaron su respaldo para conseguir la aprobación del Congreso que le permitiera al ayuntamiento contratar un crédito privado para financiar la obra. Cabe aclarar que el municipio no requiere aprobación del Congreso para llevar a cabo la obra, pero sí su autorización para ese préstamo privado de 370 millones de pesos. Le sorprende la poca empatía de los hermosillenses para defender ese proyecto que resolvería el abasto de agua potable de las colonias del norte y abriría posibilidades de futuras inversiones en esa zona. Por lo contrario, la comunidad de Cajeme de inmediato se opuso al proyecto ante la posibilidad de sacar más agua de El Novillo para surtir a la capital del estado (Actualmente se trasladan 30 millones de metros cúbicos de los 62.4 millones acordados).

Y en el tercero, introducción de drenaje a Kino, la oposición viene de varios frentes: empresarios que no quieren pagar el servicio, ecologistas que suponen pudiera haber contaminación, lo cual asegura no ocurrirá, los propietarios del negocio de las pipas que limpian las fosas, intervención política (ex comisarios que organizan las manifestaciones de inconformidad), y de plano mucha gente que no quiere el progreso de Kino.

No lo dijo, pero en mi percepción, Célida López esperaba más del gobierno federal y más de su partido. Y no ha sido así, tal vez por eso desde hoy ve con seriedad la que pudiera ser su mejor opción: concluir su encargo al frente de la presidencia municipal de Hermosillo o bien, dejarlo antes y buscar una posición legislativa en la Cámara de Diputados o en el Congreso local.

Y no obstante ella abriga la posibilidad de que en su momento se reconsidere fortalecer a los municipios, justificando que por ahora todo se centra en la pandemia, en mi opinión eso no ocurrirá en la 4T, donde el Presidente ha dejado muy en claro su voluntad por el control absoluto del poder presidencial, donde el manejo de los recursos financieros es parte esencial.

Y de no ser Célida quien busque continuar al frente del gobierno municipal, pues entonces habrá que ir viendo a quien de MORENA le interesa competir por la nada fácil administración de la capital del estado.

Sea quien sea, el próximo alcalde, del partido que sea, poco podrá hacer si continua la cerrazón del gobierno federal para apoyar a los municipios, y en el caso de Hermosillo además de la gravedad de la crisis sanitaria, existe el problema financiero, en parte heredado de administraciones anteriores, y las dificultades normales de una ciudad en crecimiento como las vialidades, la inseguridad pública y la drogadicción, entre otros.

Tal vez en unos meses cambie, pero la sensación que dio Célida López, al menos a mí, es de que no buscará continuar como presidenta municipal de Hermosillo.

Al tiempo.

Twitter: @kioscomayor

Más información

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios