Pandemia desnuda corrupción y negligencia en salud: especialistas


El investigador del INSP, Pedro Saturno, puso el ejemplo de que la mortalidad infantil en México es 10 veces mayor que en otros países. “En España es de 0.5% y en México llega a 5.6%, no hay forma de entender eso, es un sistema disfuncional”.

La pandemia del COVID desnudó el deterioro del sistema público de salud en México acumulado por décadas, donde salieron a la luz corrupción y negligencia de las autoridades del ramo: compras de insumos y medicinas con sobreprecio, hospitales sin equipamiento y el escándalo de la contratación de personal sin afiliación a servicios de salud (abusando de los contratos por “honorarios”), práctica que se asemeja al outsourcing, coincidieron especialistas de Acción Ciudadana Contra la Pobreza, Coneval y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP).

El investigador del INSP, Pedro Saturno, puso el ejemplo de que la mortalidad infantil en México es 10 veces mayor que en otros países. “En España es de 0.5% y en México llega a 5.6%, no hay forma de entender eso, es un sistema disfuncional”.

El conjunto de intereses políticos, sindicales y empresariales que han capturado al sistema de salud impiden el cumplimiento de su función, pese al esfuerzo y dedicación del personal médico, de enfermería y técnico que en esta emergencia ha demostrado una vez más su profesionalismo y su heroísmo que, incluso, está pagando con su vida, ya que por momentos no pudo ni ofrecerles el instrumental e insumos básicos de protección frente al virus, aseguró por su parte el coordinador de Acción Ciudadana frente a la Pobreza.

Durante el Diálogo “La Salud es un derecho, no una prestación”, los especialistas consideraron que una vez que pase la emergencia, será indispensable enviar el sistema de salud a “terapia intensiva” para un proceso largo de recuperación hasta que se logre la cobertura universal de salud con calidad y equidad.

La Consejera Académica del Coneval, Rosario Cárdenas Elizalde, consideró que se requiere alfabetizarnos en materia de salud pues no se ha roto con el modelo asistencialista. “Es indispensable que la población demande servicios de salud sabiendo que es su derecho”, aseveró.

Como muestras que alertan la gravedad de la situación, señalaron que 20 millones de personas carecen de afiliación a cualquier servicio de salud (16%).

En zonas de alto rezago social y regiones indígenas, las unidades del IMSS-Bienestar ofrecen un “paquete de atención” mínimo, muy por debajo del catálogo que incluía el “Seguro Popular” y sobre todo, mucho menor que el ofrecido en el IMSS y la seguridad social.

Asimismo, señalan que el gasto público por persona para población con seguridad social es 40% mayor que el asignado a población sin seguridad social.

Cárdenas Elizalde aseguró que derivado de la fragmentación que presenta nuestro sistema de salud dividido en IMSS, ISSSTE, Secretaria de Salud, etc, hay duplicidad de funciones en la infraestructura que tienen las instancias de seguridad social.

Los especialistas recalcaron que más allá de las discusiones sobre el manejo de los datos y el enfoque de las medidas de contención de la pandemia, urge reconocer que la letalidad por Covid que padece nuestro país, está directamente vinculada con la alta prevalencia de enfermedades crónicas, como  son las “comorbilidades” (obesidad, diabetes, hipertensión), que agravan a quienes se contagian del virus.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios