CDI de la Universidad de Sonora: 45 años de apoyo entrañable


Con una gran fiesta y una ceremonia solemne llena de recuerdos y agradecimientos se celebró este día el 45 aniversario del Centro de Desarrollo Infantil (CDI) de la Universidad de Sonora, por el que han pasado más de 2 mil niños y niñas que ahora cuentan una historia de donde la sopita y el arroz con leche no pueden faltar.

Fue la rectora María Rita Plancarte Martínez quien presidió el memorable evento en donde la participación más destacada fue la de los niños integrantes de la escolta infantil y la de quien dio voz al Juramento de Bandera.

Ahí, se entregaron reconocimientos a 15 trabajadoras que cumplieron 30 o más años de servicio en el CDI, en alguna de sus importantes áreas, reconociendo a cuatro de ellas, quienes se presentaron a laborar este 30 de noviembre de 2022 por última vez, pues han terminado con su trámite de jubilación.

Iluminan el futuro: rectora

La rectora reconoció el trabajo de todos los que hacen posible los servicios que brinda el CDI y destacó la importancia del aniversario de este espacio, que es una institución, dentro de otra institución, de la cual han egresado alrededor de 2 mil niños y niñas.

“El CDI ha permitido el desarrollo de las mujeres trabajadoras y su desempeño en la Universidad, su compromiso; el cumplimiento de sus labores sería no solamente mucho más difícil, sino prácticamente nos negaría la posibilidad de desarrollo como mujeres”, expresó la rectora.

Plancarte Martínez dijo que el apoyo que brinda el CDI a las madres trabajadoras universitarias es entrañable, pues no solo cuidan a sus hijos y nietos, sino que con su amor, dedicación, entrega y convivencia, se llega a formar una sola familia.

“En un aniversario, uno hace una especie de recuento, reconoce errores, se ve cómo resolviste lo que lo que se presentó como un área de oportunidad; pero, además, se alcanza a iluminar el futuro y yo creo que, sin duda, el futuro del CDI es un futuro promisorio, porque el compromiso de la administración institucional es profundo y permanente”, agregó.

La rectora precisó que este lugar es muy importante para la primera infancia y reiteró el compromiso para apoyar el desarrollo de las y los trabajadores universitarios con un lugar seguro, donde tengan el aprendizaje necesario y para sembrar en ellos la semilla del ser universitario.

“¿Cómo? Enseñándoles a ser personas que respetan y toleran, que son honestas e íntegras, que son responsables y comprometidas en lo ético como en lo equitativo, lo inclusivo, enseñarles a no discriminar, a ser solidarios y empáticos, justos, que son los principios universitarios; aquí lo reproducimos y, desde niños, desde la primera infancia, empiezan a moldear su carácter”, enfatizó.

Agradecimientos y Reconocimientos

Por su parte, la directora del CDI, María Victoria Hernández Trujillo, agradeció a todos los presentes y a todos los que en algún momento han pasado por la institución y no solo han dejado su huella, sino, su granito de arena para consolidar cada vez más un espacio que responde a educar con amor y responsabilidad

“Hablar de 45 años del CDI es hacer un recuento del amor, cuidado, enseñanzas, experiencias vividas, generaciones de niñas y niños que han pasado por aquí, que disfrutaron su estancia de retos, desafíos, cambios que implican mejoras, oportunidades, seguridad, crecimiento y desarrollo integral”, expresó.

Agradeció a cada una de las personas, instancias y dependencias que tienen que ver en el correcto funcionamiento del CDI, empezando con las autoridades universitarias, educativas, de Protección Civil y de Educación, entre muchas otras.

Igual a cada uno de los trabajadores de todas las áreas, desde el vigilante, don Manuel, que siempre está al pendiente de la llegada de los niños, el filtro, hasta quienes ponen todo su empeño en la preparación de la comida y de la impartición de las clases desde maternal hasta preescolar a los 180 niños que actualmente disfrutan de su estancia en el CDI y a todas las maestras jubiladas.

En esta ceremonia, 14 trabajadoras recibieron un reconocimiento por cumplir 30 o más años de servicio al CDI y cuatro de ellas estaban viviendo su último día de trabajo en la institución, pues ya concluyeron su trámite de jubilación.

Las maestras reconocidas por sus años de servicio fueron: Zita Elvira González Lizárraga, María Isabel Armenta Arias, María Irma Juanz Baldenegro, María del Carmen Andrade Bracamontes, Blanca Xóchitl Mejía Hernández, Guadalupe Villa Figueroa y María Guadalupe Naranjo Hernández.

Así como también María Antonieta Mexía Soler, Rosa María Castro Villa, Adriana Castillo Cota, Yolanda Guadalupe Alonso Salazar, Francisca Rosario Valle Icedo, María del Carmen Molinares y María del Socorro Manzo.

Durante la ceremonia, celebrada en el patio central del propio CDI, estuvieron presente además de la rectora, el secretario General Administrativo, Luis Enrique Riojas Duarte; el secretario general del Sindicato de Trabajadores y Académicos de la Universidad de Sonora (Staus) Juan Díaz Hilton y la presidenta de la Asociación de Padres de Familia del CDI, Adelina Pérez.

Entre otros invitados especiales, se mencionó a Juan Manuel González Alvarado, por parte de la Coordinación Estatal de Protección Civil; Luisa María Borbón, de la Dirección de Estancias Infantiles en el Estado de Sonora, y Sergio Morales García, de la Coordinación Estatal de la Secretaría de Salud.

Personal certificado y con perfiles idóneos

El CDI es un espacio funcional y práctico donde se cumple con todos los programas pedagógicos de la Secretaría de Educación, de la Secretaría de Salud, de Protección Civil, del Sistema Nacional DIF y de la propia Universidad de Sonora.

El personal tiene las certificaciones necesarias y los perfiles que requiere cada puesto y trabajan con la sensibilidad y amor necesario que requieren los niños y niñas en esta etapa de su educación inicial.

Atiende a 180 niños y cuenta con 80 agentes educativos entre los que se cuentan a la coordinación general, la coordinación pedagógica inicial y preescolar, asistentes educativas, maestras de talleres de música y danza, teatro, inglés, educación física, construcción y pintura, así como la coordinación médica donde se ubica al enfermero, nutriólogo, cocineros, la auxiliar de cocina, la coordinación administrativa, la secretaría, los vigilantes, afanadoras, coordinadora de psicología y la coordinación de trabajo social, entre otras.

Más información

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios