Especialista de Inegi imparte conferencia en Unison sobre indicadores del medio ambiente


La falta de infraestructura para hacer frente a la alta recolección de basura, mejorar el tratamiento de aguas residuales y la importancia de la facturación en el consumo del vital líquido fueron los puntos centrales de la conferencia Indicadores del medio ambiente, que impartió Rubén Darío Flores Leyva, subdirector estatal de Geografía del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Al intervenir en el XXVI Curso anual de la Red de Consulta Externa Sonora 2018 que organiza el Inegi y se desarrolla en la Universidad de Sonora, dijo que son alrededor de 2,446 toneladas diarias de basura las que se generan en Hermosillo, lo que significa que cada hermosillense genera poco más de 800 gramos, una cantidad que calificó de considerablemente muy alta.

Hizo ver que la cantidad de basura que se genera en este municipio se registra a través de los censos de seguridad pública y de justicia, y de los de gobierno, y mencionó que para tener el indicador adecuado se utilizan diversos métodos, como el pesaje en la exposición final de la recolección.

“En otros municipios no se tiene ese sistema, sino que el estimado lo hacen de acuerdo al número de viajes, midiendo cuánto le cabe a un recolector”, precisó en su exposición la Sala de Usos Múltiples de la Biblioteca Central Universitaria.

Dio a conocer que en Sonora se tienen 386 unidades para la recolección de la basura, cantidad que consideró baja, e hizo ver que ese tipo de parque vehicular necesariamente tiene que renovarse.

Señaló que en Hermosillo existe una planta de transferencia que hace la separación de basura orgánica e inorgánica. “Se tienen en San Luis Río Colorado y en Ciudad Obregón dos plantas con almacenamiento temporal y traspaso, en tanto en la ciudad capital es más avanzada porque además hace una selección de materiales”.

Aguas residuales

En relación con el tratamiento del agua residual, informó que en la capital sonorense solamente se cuenta con una planta para ese fin, y sólo se trata el 20% por ciento, que se regresa para riego en jardines y parques.

Obviamente, indicó, por la falta de infraestructura en este renglón mucha agua residual se va al mar, las lagunas y ríos, generando una grave contaminación. E indicó que, por ejemplo, en San Pedro de la Cueva, el agua sin tratamiento se va directamente a la presa.

De 72 municipios, informó que sólo diez le dan tratamiento a las aguas residuales y el resto no cuenta con una infraestructura o método para ello. Al respecto, Flores Leyva calificó de alta esa estadística y que, por lo tanto, tal situación representa una gran área de oportunidad para mitigar ese problema.

“No necesariamente debe haber infraestructura, ya que también puede ser mediante vías biológicas, como algunos microorganismos que consumen de forma natural lo que es la contaminación”, dijo.

Por otra parte, hizo referencia a que en el caso particular del agua potable para consumo humano, el renglón de la facturación es importante para la toma de conciencia de los usuarios. “Se crea una conciencia en el usuario, porque si se consume demasiado el vital líquido, es de esperarse que se cobre más, por lo cual en ese sentido tenemos que educarnos en su utilización racional”, concluyó.

El Curso anual de la Red de Consulta Externa Sonora 2018 tiene como objetivo capacitar y actualizar a los participantes en la consulta de los datos que dicha dependencia pone a disposición en las áreas de consulta externa en diversas universidades públicas.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios