REFLEXIONES LIBERTARIAS


EE.UU. Levántate y camina

Ricardo Valenzuela

“La guerra educa los sentidos, llama la voluntad a la acción, perfecciona la constitución de los guerreros, convoca a los hombres a una colusión intensa y cuerpo a cuerpo, en los momentos más críticos en que el hombre mide al hombre”

Ralph Waldo Emerson

Está comprobado que las economías crecen a los niveles necesarios para crear prosperidad, solo cuando existe ese elemento contra el cual los gobiernos luchan para restringirlo; la libertad económica. Y los países que la tienen, desarrollan los elementos requeridos que los convierten en entidades preparadas para participar con éxito en una economía mundial y su comercio externo que, a diferencia de las promociones globalistas, debería ser verdaderamente libre, no limitado con acuerdos comerciales que actúan más como camisas de fuerza que aprisionan.

¿Cómo se pudiera describir el futuro de un país que tiene solo un pequeño pedazo de tierra, es el más densamente poblado del mundo, que importa todo su petróleo y sus materias primas, e inclusive, gran parte de su agua; cuyo gobierno no tiene planes de desarrollo; no opera control de cambios ni restricciones en exportación o importación de capitales? Estoy seguro que cualquier mente superficial pensaría que es un país condenado al fracaso, a menos que reciba enormes cantidades de ayuda y donaciones. Porque si esa mente se basa en las opiniones de políticos de todo el mundo, de las Naciones Unidas y sus afiliados, prominentes economistas, y la prensa mundial, procedería a darle los santos oleos. Este país, además, no sufre del circulo vicioso de la pobreza que algunos consideran es perpetua. Y nunca fue endosado por laureados con el premio como Nobel como Gunnar Myrdal y Paul Samuelson.

Pero si nuestro analista olvidara esas opiniones y fijara la suya de acuerdo a la evidencia, se daría cuenta que Hong Kong, el país en cuestión, desde los años 40 ha progresado de forma a niveles increíbles, habiendo sido una de las regiones más pobres del mundo, para convertirse en ese formidable competidor al que, los países líderes de occidente le erigen barreras para proteger sus industrias domésticas. Si profundiza un poco más, observará que los ingresos y salarios reales se han incrementado explosivamente durante años y su ingreso per cápita, es de los más altos del mundo. También, que no es el único fenómeno de algo que en la región ha provocado la prosperidad de otros como Corea del Sur, Taiwán, Singapur, cuando en opinión de los expertos esto debería haber sido imposible. 

El Centro Mundial para Competitividad informa los EU acaban de destronar a “Hong Kong” retomando el primer lugar entre las economías más competitivas del mundo, cortesía de un robusto crecimiento económico soportado por un entorno ideal para innovaciones científicas y tecnológicas. Los EU lo hicieron gracias al proceso para la reducción de sus regulaciones, el crecimiento de su economía doméstica y su infraestructura científica, aun cuando recibieron bajas notas en sus finanzas públicas, gracias a un incremento de 74% de su deuda cortesía de Obama, y 101% cortesía de Bush. El retomar este primer lugar es acorde con su positivo desarrollo económico del año pasado. Su crecimiento fue de un 3% promedio en los últimos tres cuatrimestres que, comparado con el 1.2% durante toda la administración de Obama, se puede describir como impresionante.

Una economía no puede navegar el océano de prosperidad en el largo plazo si no es competitiva. Desde que Adam Smith convenciera a los ingleses que competir con Francia en la fabricación de vinos era algo imposible, para luego pasar a convencerlos que Inglaterra se debería concentrar en lo que mejor fabricaba; telas. Para entonces simplemente intercambiar telas por el vino francés. La primera frase de la magna obra de Smith reza: “El progreso más importante de los poderes productivos del trabajo, sus grandes habilidades, y el juicio hacia donde se orienta y se aplica, son efectos de la división de trabajo”. Era la semilla que germinara en la especialización y la eficiencia para competir.

En años recientes un grupo de economistas basados en las ideas de uno de sus miembros, Paul Romer, han venido estableciendo un nuevo modelo que, después de un largo periodo de incubación ha pasado a su etapa de cosechar lo sembrado, y empieza a catapultar el crecimiento económico de los EU. Los tradicionales factores de producción fueron redefinidos. Las categorías del análisis económico tradicional dejaron de ser lo que se había considerado durante doscientos años, tierra, trabajo y capital. Han sido sustituidos por gente, ideas, cosas. Una vez que la economía del conocimiento fuera reconocida como diferente a la economía tradicional de la gente (seres humanos con sus conocimientos) y de las cosas (formas tradicionales de capital, desde recursos naturales hasta bonos y acciones) el tema estaba definido y la ciencia había cambiado. El tradicional principio de escases había sido opacado por el principio de abundancia. El concepto de competencia también se modificaba.  

Una de las viejas metáforas económicas afirma: “Dale al hombre un pez, y lo alimentarás por un día. Enséñalo a pescar y lo alimentarás de por vida”. Ahora debemos complementarla con algo más: “inventa un nuevo método de pesca, o de granjas productoras de peces, sistemas de ventas, producción de peces de mejor calidad (mediante ingeniería genética) y alimentarás a millones porque esos métodos pueden ser copiados y establecidos por todo el mundo sin costo alguno, y emerge la nueva competencia que actúa como el sistema cardio vascular de todas las economías. Nuevas ideas, más que el ahorro o inversión, educación, son la llave de la prosperidad formando fortunas privadas y la riqueza de las naciones—a base de su crecimiento económico. Y las ideas no se pueden monopolizar, se comparten. 

Esta nueva teoría nació de la publicación de una nota de Romer titulada: “Endogenous Technological Change”, que traducido sería; “el cambio que se provoca desde el interior”. Lo interesante de esta ahora conocida como “teoría económica del crecimiento”, es que Romer hace una armoniosa combinación de sus ideas y el contenido de la magna obra “La Riqueza de las Naciones” de Adam Smith, para luego darle un sabor especial al potaje con la inclusión de la tecnología y, sobre todo, la importancia del capital intelectual para producir las ideas que se conviertan en creación de riqueza y formación de capital. Se puede decir que proyectos como Silicon Valley fue uno de los primeros desarrollos basado en la teoría del Crecimiento, mientras que Detroit fue el último fracaso de las viejas teorías tratando de aprisionar los mercados a base de monopolios.

El que los EU hayan recuperado el primer lugar de competitividad mundial tiene una importancia fundamental. Estableciendo las ideas al centro del nuevo sistema ayuda a entender el dominio de firmas como Microsoft o Google, minimiza el valor de la propiedad intelectual, y proporciona una dirección esencial a quienes tienen la oportunidad de participar en la expansión de las economías, claramente exponiendo cómo aplicando cambios tecnológicos hacia el interior (capital intelectual interno), explotan las ideas que catapultan las economías.

https://tadeproduce.com/

HTTP://REFUGIOLIBERTARIO.BLOGSPOT.COM

chero.itesm@live.com

chero@refugioliberal.net

chero@reflexioneslibertarias.com

@elchero

Más información

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios