El César; gancho al éxito


La serie basada en la vida de Julio César Chávez recorrerá la historia del campeón mundial, sus éxitos, adicciones y su lucha para superarse.

Durante poco más de 13 años  Julio César Chávez se mantuvo dentro del fervor popular en México y en el mundo. Fue uno de los boxeadores que más orgullo le brindó al país en una época de cambios políticos y sociales. Se convirtió en un héroe real para generaciones enteras que encontraron en él un motivo de inspiración; y si bien el boxeador encontró un espacio para la mitificación, también enfrentó problemas.

“Es una gran oportunidad para el público, el compromiso de todos los que estamos envueltos en El César va más allá de lo que pueda contar la historia sino también de alentar, de motivar a través de este héroe de nuestra cultura, que es tangible, que sigue con nosotros, que sigue dando de qué hablar y que nos podemos reflejar como sociedad en él”, señaló Armando Hernández, actor que da vida al pugilista en la serie que se estrena el próximo 18 de septiembre por  Space.

Producida por BTF Media, la serie biográfica se enfoca en la vida del boxeador, los círculos con los que se fue relacionando, su familia, el éxito, sus adicciones y la caída.

“Que podamos provocar a la gente es el mejor regalo que podemos tener y recordar, a través de Julio César, que podemos levantarnos… como personas, como país. Es la oportunidad de recordar esos años en los que hubo cambios políticos y en la sociedad. Si Julio lo logró, nosotros podemos lograrlo, que la gente pueda ver de lo que somos capaces”, señaló Hernández, quien durante ocho meses se sometió a un entrenamiento básico de técnicas de box, así como también a un estricto régimen de alimentación en el que tuvo que dejar de lado los antojitos para preparar su cuerpo y lucir como el del campeón mundial. “Me gustan mucho las garnachas, pero para el papel la producción me puso una nutrióloga que me enseñó a comer de otra forma“, agregó.

Necesitamos historias que nos inspiren, que nos ayuden a ser mejor, que nos digan cómo le hacemos, cómo nos inspiramos y que sean reales. Por eso, el personaje de Julio César es tan importante en este momento, necesitamos personajes reales que no son perfectos, que no se las saben, que no están limpios, nadie ha estado limpio nunca, pero necesitamos asumirnos como seres humanos, con luz y sombra para no copiar de otras culturas

“Personajes como Julio César son los que necesitamos para aprender, entender e inspirar y no solamente porque esté de moda contar bioseries. No está mal hablar de los temas el problema es cómo y para qué, no se pueden hacer héroes a personas que no lo son y también tenemos que verlos como seres humanos, tratar de entender por qué pasó eso, si no lo hacemos estamos condenados a repetir nuestra historia”, puntualizó por su parte Maya Zapata, actriz que da vida a Blanca Santiago, la periodista que entrevista a Julio César para un reportaje especial.

 

El argentino Alejandro Aimetta y Alfonso Pineda fueron los encargados de dirigir la serie y enfrentar los retos que representaba retratar la vida del campeón mundial.

En la serie se muestra el momento histórico que se vivía en México, con el contexto de la relación del deporte, la política y el entretenimiento.

“Tengo el privilegio de escribir y producir y la oportunidad de hacer una autocrítica de lo que sucede. Hay una tendencia de olvidar pronto lo que nos sucede como sociedad y es imprescindible rescatar los hechos más allá del entretenimiento.

Cuando comenzamos a ahondar en la historia de Julio César, a pesar de que él no tiene responsabilidad de estos hechos,  vivió un México y un contexto que estaba teñido, más allá de la corrupción, de lo que son las manipulaciones y especulaciones entre el mundo de la política, el espectáculo y el deporte. Las cortinas de humo que tanto nos ha tocado vivir a los latinos, de esta aproximación del público, por ser un producto popular no tiene porqué ser menos incisivo. La serie trata de la vida de Julio César Chávez en un México muy particular”, comentó Aimetta.

Durante cinco meses de filmación, Aimetta y Pineda supieron que habían hecho la elección exacta de los actores que encarnarían a cada uno de los personajes que aparecen en El César. Todos ellos le imprimen su estilo y dan el toque necesario para que el televidente reencontrara al héroe de casa que en épocas pasadas inspiró a miles, pero también al hombre común que enfrentó las adversidades.

“Hubo muchos retos al mostrar la historia para hacerla real. Contar la verdad,  ir hasta el fondo y exponer todas las partes de la historia como Julio César las vivió.

Tenemos una tendencia que cuando admiramos o idolatramos a alguien pensamos que es perfecto. Entonces tener la oportunidad de mostrar a un héroe caído era realmente interesante; poder mostrarlo en sus defectos, humanizarlo y dejar de subrayar las virtudes que era lo que todo mundo conocía, a pesar de que también se conocían públicamente sus errores.

El tener a un héroe y no tirar el polvo debajo de la alfombra, sino mostrarlo era un desafío muy interesante y esto había que hacerlo con autenticidad, con cierta crudeza. Tenemos escenas fuertes, personajes fuertes que eran difíciles de plasmar para no parodiarlos ni llevarlos a un grupo de imitaciones sino respetar la esencia de los personajes. Necesitábamos actores valientes y los encontramos”, concluyó el argentino.

El César llegará a las pantallas a través del canal Space el próximo lunes 18 y será a través de 26 capítulos de una hora de duración que desmenuzará la vida de quien fuera por 13 años, 11 meses y 24 días invicto en el boxeo, así como sus relaciones con las altas esferas del poder y el narcotráfico, sus amores, su adicción a las drogas y el alcohol.

La verdad es que es una oportunidad también para aprovechar que se está haciendo televisión de calidad, que se están haciendo cosas con manufactura que nos dan el chance de competir con otros lugares, arriesgarnos a hacer cosas que van más allá del entretenimiento”, puntualizó Hernández.

Antes de comenzar con la realización de la serie, Armando Hernández pidió

reunirse con Julio César Chávez para conocerlo personalmente, mostar sus inquietudes e intercambiar ideas respecto a la mejor forma de plasmar el personaje en pantalla.

Opiniones sobre esta nota

Se el primero en comentar esta nota

Envía tus comentarios